CULTURA Y ELEMENTOS CULTURALES

By 16/11/2018abril 8th, 2021Cultura

La cultura es un concepto realmente amplio y complejo y, en ocasiones supone una barrera  para la relación y el entendimiento entre personas de distintas partes del mundo.

Sin embargo, gracias al surgimiento de nuevos conceptos como la interculturalidad y multiculturalidad, hemos sido capaces de romper estos paradigmas, lo que supone una oportunidad de desarrollo en el mundo globalizado actual.

Es imposible comprender la cultura sin situarnos en su contexto real, donde ésta define todos los aspectos de la vida humana y social de un grupo determinado.

Podríamos hablar largo y tendido sobre el surgimiento y la evolución del concepto de “cultura”, pero considero más interesante centrarnos en su definición más moderna, operativa y práctica. Si quieres saber más sobre este término, estate atento a mis próximas publicaciones.

CONCEPTO DE CULTURA

Existe una definición más moderna y práctica del término “cultura”, propuesto por Ángel Aguirre:

Sistema de conocimiento que nos proporciona un modelo de realidad a través del cual damos sentido a nuestro comportamiento. Este sistema está formado por un conjunto de elementos interactivos fundamentales; generados y compartidos por el grupo, al cual identifican. Por lo que son transmitidos a los nuevos miembros [enculturación] siendo eficaces en la resolución de problemas

(AGUIRRE, A. 2004. La cultura de las organizaciones. Barcelona: Ariel).

Es decir, la cultura actúa como un sistema que nos hace comprender la realidad. Ese modelo da sentido al comportamiento humano, además de garantizarnos un nivel de conocimiento, nos sirve para entendernos. No obstante, para que este sistema funcione, es necesario que sea compartido por un grupo mediante la interacción social.

Así pues, la cultura sirve para identificar, es un marcador de identidad, y esa identidad justifica las formas de ser y actuar en un grupo. Nos identifican y nos diferencian.

Este hecho no es negativo siempre y cuando entendamos y respetemos la identidad del otro. Al fin y al cabo, necesitamos sentirnos identificados. Por ejemplo, un español en Francia se siente fuera de su país, extraño y melancólico. Pero un español con un francés en EE.UU. se identifican por el espíritu europeo que les alimenta.

En este sentido, la cultura se transmite a los nuevos individuos mediante los procesos de enculturación. Los ritos de iniciación o de paso marcan la identidad de la población, y la cohesión social genera estabilidad.

Sin embargo, hay culturas que desaparecen. Esto puede deberse a que no se adaptan a nuevos problemas, o se producen los genocidios culturales. Pero aun así, las culturas con gran densidad de símbolos sobreviven o se mezclan con otras. Esto se conoce como “sincretismo”, proceso mediante el cual se pierden algunos rasgos, pero se produce un mestizaje cultural.

Como decimos, hay culturas que desaparecen, ya sea porque no se adaptan a nuevos problemas o porque se producen los genocidios culturales. Un ejemplo de una cultura desaparecida es la Civilización Maya en Centroamérica, cuyas obras arquitectónicas fueron reducidas a otra parte de la selva.

ELEMENTOS SIGNIFICATIVOS DE LA CULTURA

Existen muchos aspectos culturas que, a menudo, damos por hecho o resultan invisibles a nuestra percepción. Sin embargo, conviene detenernos a analizar brevemente los elementos que forman una cultura:

1.Etnoterritorio

Entendemos que toda cultura humana tiene un terreno cultural compartido. Aquí, se estudian las reglas territoriales y los procesos de apropiación, no sólo de propiedad sino también simbólica. Además, se tienen en cuenta los recursos disponibles y la forma en que se aprovechan dichos recursos.

Por ejemplo, los Masais habitan en las montañas fronterizas entre Kenia y Tanzania, y se identifican con su territorio y los recursos que obtienen del mismo.

2. Etnohistoria

Hace referencia a la cultura de la identidad biográfica. Es necesario observar las raíces culturales de cada sociedad para comprender su cultura y su comportamiento. Por ejemplo, la historia de una comunidad basada en su tradición cultural e ideológica, o a los hechos históricos que marcaron el rumbo de una sociedad determinada. Un posible ejemplo sería la comunidad afroamericana, cuya identidad está marcada por su memoria histórica. Podemos incidir en este ejemplo más adelante.

3. Creencias e ideas

Las creencias son sistemas interpretativos que un grupo social tiene sobre la realidad. Explican el mundo en la que vivimos y, por tanto, crean conductas vinculantes. Además, éstas provienen de los valores.

Según afirma Gasset, las ideas se tienen, en las creencias se está. Las ideas son más fáciles de cambiar, las formamos más racionalmente, pero las creencias son más inconscientes. Las creencias no tienen un valor intelectual sino cultural.

Así, la ideología es un conjunto organizado de ideas con carácter de compromiso que tienen cierto desarrollo sociopolítico. A veces, las ideologías se confunden con las creencias y se convierten en credo.

Hoy en día se habla del fin de las ideologías, pero en realidad sí que existe una ideología: el pensamiento único que, sin embargo, se vende como la no ideología. Es la tecnocracia postindustrial, donde se piensa que todo se reduce al mercado.

Pero este potente pensamiento está siendo respondido por nuevos grupos colectivos, que se constituyen como formas sociales, plataformas, grupos informales, movimientos de base. Algunos ejemplos son: el movimiento Okupa, los sin tierra, los movimientos antiglobalización, etc. Todo esto fundamenta las culturas. Por tanto, valores, creencias, ideas e ideologías crean las cosmovisiones, las representaciones colectivas.

4. Valores y normas

Los valores y las normas crean el núcleo fundamental de las culturas. Toda comunidad tiene valores compartidos, y estos pueden ser explícitos o implícitos. Funcionan como marcadores de conducta, llegando a producir la culpa. Por tanto, el carácter de los valores es moral, y surge de la interacción grupal.

Algunos ejemplos de valores culturales serían: la educación, los vínculos afectivos, el respeto y la empatía, el patriotismo, la paz, la justicia, la libertad, la belleza y la realización personal, entre otros.

Por su parte, las normas son de carácter externo, y deben ser asumidas por el grupo. Pueden transgredirse y no crean culpa. Es una exteriorización de los valores, por lo que las normas varían más que los valores.

5.Comunicación

La comunicación se produce a través del Lenguaje y de los Rituales. Son aquellos mecanismos culturales que sirven para comunicar e informar. Cuando desaparece una lengua, desaparece una cultura, como veremos en publicaciones posteriores.

Cuando hablamos de comunicación, debemos considerar dos aspectos:

  • Comunicación: nos comunicamos con alguien.
  • Información: comunicamos o informamos de algo para que esa comunicación tenga un sentido. Por ejemplo, si nos hablan en una lengua que no dominamos, el mensaje no tiene sentido para nosotros.

De esta forma, los grupos humanos generan lenguajes para poder comunicarse. Una lengua humana, en realidad, es una representación de la realidad.

La lengua conforma una visión del mundo particular, una forma de ver las cosas. Es decir, representan códigos culturales. Por ejemplo, como describe Boas, los esquimales poseen múltiples sinónimos para describir la nieve en función de su aspecto y textura, mientras que nosotros sólo tenemos una acepción.

Por otra parte, es necesario destacar la importancia de los símbolos: el ser humano crea representaciones de la realidad a través de los símbolos. Por ejemplo, se piensa en mesa a través de su funcionalidad. Tenemos interiorizado simbólicamente qué es una mesa.

Toda sociedad humana produce símbolos que, en última instancia, nos sirven para generar comunicación. Y esa comunicación simbólica se ejerce por el lenguaje y por los rituales.

Los rituales, por tanto, son actos pautados, repetitivos, con carácter y eficacia simbólica, que cohesionan y dan forma al grupo. Por ejemplo, el matrimonio supone un ritual con una serie de pautas que dependerán de la cultura de cada sociedad. No será lo mismo una boda en Estados Unidos que una boda en la India.

6.Los productos

Toda sociedad produce elementos materiales. Estos no solo son objetos, también son elementos como la organización y el trabajo. Además, hay una intencionalidad social en la producción de estos elementos, los productos son mediaciones materiales entre la naturaleza y la cultura.

Ligados a los productos están los patrimonios culturales. El patrimonio cultural entiende que tenemos que tener patrimonios globales, en el sentido de marcadores de identidad cultural en su paso cultural histórico y en su momento presente. Leído correctamente, el patrimonio nos informa sobre una sociedad humana: su pasado, su presente y su futuro. Por ejemplo, cuando se produce un conflicto armado, lo primero que se intenta eliminar es el patrimonio cultural para, así, eliminar la cultura y la historia de esa sociedad.

7. Personalidad cultural

La personalidad cultural es la presencia de una serie de características de la personalidad que son comunes a los miembros de un determinado grupo social. Además, están relacionadas con pautas culturales específicas.

Es tratar la personalidad como una imagen de la cultura. Por ejemplo, en las sociedades mediterráneas, las personas suelen ser más cercanas y abiertas, con mayor tendencia a ocupar espacios personales más reducidos, y el hecho de “invadir” el espacio personal del otro no está tan penalizado como en las sociedades nórdicas.

En conclusión, las culturas son sistemas complejos en los que intervienen multitud de factores. Es importante que tengamos todos estos elementos en cuenta a la otra de interactuar en el mundo actual con el fin de evitar conflictos, y de respetar siempre los modos de pensar y de actuar de los demás. Solo así, conseguiremos crear un aura de harmonía y de paz en el mundo que compartimos.

Solo siendo conscientes de nuestros propios patrones culturales y de las diferencias en relación con otras formas de ver la realidad, seremos capaces de comprender y de adaptarnos al mundo en el que vivimos.

Y AHORA… ¿QUÉ PUEDES HACER?

¿Quieres conocer si sabrías desenvolverte en distintos contextos culturales? ¡Compruébalo completando el cuestionario!

Además, si te ha gustado mi artículo y quieres seguir recibiendo información relacionada con la diversidad cultural y las distintas formas de entender el mundo, te recomiendo que te suscribas al blog.

Recibirás mi guía gratuita para aprender a defnir, redactar y comunicar tu idea al mundo, de forma que inspire y conecte pequeñas acciones.

Juntos, haremos que tus ideas brillen.

Si quieres saber más acerca de estas cuestiones, puedes consultar otros artículos como:

Si lo prefieres, también puedes escuchar alguno de mis podcasts, como el de Experiencia de Cooperación en África con Marta Vara, o las experiencias de Almudena Rodríguez para viajar por el mundo haciendo lo que te apasiona.

¡O cuenta conmigo para dar vida a tus ideas y fortalecer tus proyectos!

Espero que esta información te haya resultado interesante.

¡No te olvides de comentarme tus impresiones y opiniones! 🙂

Leave a Reply