NO ES LO QUE VES, SINO LO QUE PERCIBES

By 04/12/2018abril 8th, 2021Cultura, Interculturalidad

Uno de los libros sobre diversidad cultural que más recomiendo es la obra de Julien S. Bourrelle. Este gran hombre, como podéis ver en los vídeos de sus presentaciones, hace un análisis muy bueno sobre la percepción que tenemos del mundo según el entorno cultural en el que nos criamos.

De esta forma, él explica que, cuando tomamos contacto con una nueva cultura, existen tres maneras de reaccionar:

  • Confrontación: no aceptación de los rasgos culturales ajenos, “mi cultura es mejor”;
  • Queja: burla y rechazo a lo desconocido, lo que conlleva un proceso de segregación;
  • Adaptación: observar, aprender y comprender los comportamientos del otro, y adaptar nuestro propio comportamiento al entorno social.

Julien nos ofrece un ejemplo divertido para comprender este choque cultural:

Él explica que, de visita en España con un amigo, el guía turístico ofrecía un discurso apasionado sobre el proceso de realización del cava. En un momento concreto, miró fijamente a su amigo, recriminándole que su historia no evocaba ningún tipo de emoción en él, que no le interesaba todo lo que él estaba contando. En este momento, Julien explica la reacción física de su amigo noruego:

No es que su amigo no se sintiera intrigado y emocionado con la historia que el guía contaba, es que el guía no estaba obteniendo el feedback emocional al que estaba acostumbrado.

El guía turístico estaba interpretando el feedback emocional de su amigo a través de sus propias GAFAS CULTURALES (CULTURAL GLASSES). Es decir, estaba interpretando su comportamiento en base al significado que tiene en el lenguaje corporal en su propia cultura.

Voy a compartir la siguiente reflexión de Julien, que me parece realmente fascinante:

Todos nosotros vemos el mundo a través de unas gafas culturales, las lentes a través de las cuales nuestro cerebro ve el mundo condicional nuestra realidad.

Pero si cambias las lentes, no solo puedes cambiar la manera en que tu cerebro percibe el comportamiento, sino que también puedes cambiar la manera en que la gente entiende, interpreta y se ve reflejado en las diferencias culturales. Y esa es la clave para beneficiarnos de la diversidad.

Si cambiamos las lentes, también nos permitiremos ver el mundo desde la perspectiva del otro, y si conseguimos hacer esto, vamos a ser capaces de resolver algunos de los mayores problemas a los que estamos haciendo frente en la sociedad actual, lo que significa que las organizaciones multiculturales de nuestras sociedades podrán hacer un buen trabajo.

A este respecto, es interesante destacar que los grupos formados por personas de diversas culturas presentan un 35% más de eficiencia en el trabajo.

La diversidad cultural incrementa las habilidades para resolver problemas. Incrementa la creatividad y la innovación. El verdadero reto al que nos enfrentamos es hacer que las personas sean capaces de comunicarse bien entre ellas.

Como decimos, nuestra cultura influye en la manera de actuar y de ver el mundo. Por ejemplo, según la cultura a la que pertenezcamos, hemos podido ser educados para convertirnos en personas independientes, o para formar parte de un grupo.

Todo ello influye en nuestra visión sobre la amistad, sobre las relaciones personales y sobre nuestra manera de comunicarnos en un entorno familiar. También son diferentes nuestras ideas en cuanto a la cercanía, lo que es cómodo y lo que no, la educación como grupo de normas y códigos sociales, etc.

Mi deseo es ayudar a la gente a comunicarse a través de las culturas, ayudar a la gente a ver los comportamientos de los demás no en base a lo que significa en su propia cultura, sino en base a lo que significa en la cultura del otro.

Para construir un “puente entre culturas”, debemos encontrar los “instrumentos” o herramientas que permitan a las personas comprender el mundo y conectar entre ellas a pesar de las diferencias culturales.

NO SE TRATA DE LO QUE VES, SE TRATA DE LO QUE PERCIBES. DEBEMOS CONTRIBUIR A QUE EL MUNDO SE BENEFICIE REALMENTE DE LA DIVERSIDAD.

Leave a Reply