MINORÍAS ÉTNICAS Y RELIGIOSAS EN ESTADOS UNIDOS: EL CASO DE LOS AMISH

By 24/02/2019abril 8th, 2021Cultura, Gestión de la Diversidad

En Estados Unidos, obviamente todo llama la atención: las casas, el paisaje, las sonrisas de la gente, los supermercados, los acentos, la comida, las ciudades, la forma de relacionarse y, por supuesto, la diversidad cultural, étnica y racial.

En este sentido, durante mi primera estancia en EEUU tuvo lugar para mí un gran descubrimiento: los AMISH. Fue en el Harbour Center de Annapolis donde visité, por primera vez, un mercado Amish y ¡no os hacéis una idea de lo fan que soy de ese mercado!. Es una visita obligada cada vez que viajo al fantástico estado de Maryland.

Nada más entrar, el olor a pretzels recién hechos, donuts, pan fresco o desayunos caseros de huevos revueltos, tostadas y todo tipo de delicias, impregnan por completo el recinto. Es imposible pasear por allí sin caer en la tentación de degustar un buen turkey pretzel log, fresas con chocolate, donuts de mil sabores diferentes, o comprar una degustación de comidas y carrot cake caseras.

Seguro que suena tentador pero, seguramente te preguntarás….

¿QUIÉNES SON LOS AMISH?

No me enrollaré contando la historia Amish desde sus comienzos, solo haré mención a su cultura y tradiciones, que es lo que aquí más nos compete.

Se trata de un grupo etnorreligioso protestante que representa una comunidad cultural con una religión, un origen y cultura propios, aunque se dividen en más de cuarenta subgrupos. Descienden de los inmigrantes suizos y alemanes, y se encuentran esparcidos por todo Estados Unidos y Canadá. Se caracterizan principalmente por su estilo de vida austero y sencillo en el que visten ropas modestas y tradicionales, y se oponen a utilizar tecnologías modernas como la electricidad (aunque, como podemos ver en el caso del mercado, algunas comunidades se han adaptado en este sentido). Por tanto, viven aislados del resto del mundo, apartados de la ciudad (este mercado solo abre tres días en semana).

LOS AMISH EN AMÉRICA

Los Amish comenzaron a llegar a Estados Unidos en busca de estabilidad política y de libertad religiosa en dos oleadas: a mitad del siglo XVII y en la segunda mitad del siglo XVIII. Provenía principalmente de Suiza, donde comenzó el movimiento anabautista del que surgió la comunidad Amish. Sin embargo, la mayoría de estas comunidades no mantuvieron su identidad original amish.

Actualmente, los Amish habitan en unas 500 comunidades por todo el territorio estadounidense, concentrándose principalmente en Lancaster (Pensylvania), el Condado de Holmes (Ohio) y el Condado de La Grange (Indiana).

Como comentamos anteriormente, existen muchos subgrupos amish. Todos ellos tienen en común el modo de vestir, el uso de carruajes y carretas tirados por caballos, hablar en alemán (o tradicionalmente así era) y evitar ciertos elementos de la tecnología moderna. Sin embargo, los grupos más modernos sí utilizan electricidad, bañera de agua corriente, frigoríficos, lavadoras, lámparas, etc.

Con la llegada de la industrialización en el siglo XIX, algunos grupos Amish se volvieron más progresistas. Los más conservadores, que rechazaban todo tipo de tecnologías, son conocidos como Old Order Amish, mientras que algunos de estos grupos aceptaron ciertas comodidades modernas, formando la New Order Amish, donde se permiten utilizar tractores, teléfono en sus casas, electricidad para cocinar, etc.

ASPECTOS CULTURALES

RELIGIÓN

Los amish practican una doctrina protestante-anabaptista. Es decir, defienden la separación de la Iglesia y del Estado, un estilo de vida que rechaza la violencia, y el bautismo de adultos (no de niños, ya que no supone una decisión personal). Abogan por la humildad y la calma. Se reúnen semanalmente los domingos en una congregación religiosa donde leen pasajes de la Biblia en alemán antiguo. También rezan y dan gracias a Dios antes de cada comida, aunque esta práctica también la realizan muchísimos cristianos americanos.

VIDA EN COMUNIDAD

Para los Amish, es verdaderamente importante la vida en sociedad, caracterizada por la actitud colaborativa y caritativa de los unos con los otros. Gran parte de esta vida en comunidad la destinan al trabajo, valor que adquiere gran importancia para ellos, ya que rechazan el exceso de ocio y tiempo libre, puesto que opinan que puede llevarles a la distracción y alejarles del buen camino hacia Dios.

IDIOMAS

Suelen hablar algún dialecto alemán, pero los que se denominan como “amish suizos” hablan dos dialectos alemanes diferentes, el “suizo” y el “alemán”. Por supuesto, viven en Estados Unidos y, por tanto, hablan inglés, pero sólo lo utilizan para comunicarse con personas que no pertenecen a la comunidad amish. En los actos religiosos, usan la forma antigua del alemán.

NORMAS Y TRADICIONES: ORDNUNG

Su estilo de vida sigue unas determinadas reglas que se denominan “Ordnung”. Estas reglas pueden variar entre las distintas comunidades o distritos, quedando muy pocas normas aplicables a todos los amish. Dos veces al año, cada comunidad convoca una reunión en la que se discute sobre las normas y se intenta llegar a un acuerdo sobre los posibles cambios y modificaciones.

Volviendo a la cuestión de la vida en comunidad, todos los miembros deben participan en la toma de decisiones, y las normas deben cubrir la mayoría de los aspectos de la vida cotidiana.

TECNOLOGÍAS

Como hemos mencionado, algunos grupos sí utilizan algún tipo de tecnología moderna que les facilite su vida diaria. Sin embargo, elementos como automóviles, televisión o teléfonos no son aceptados en la mayoría de las comunidades, pues se considera que distraen y perjudica su estilo de vida, y es una vía de conexión con el mundo exterior. Sin embargo, los matices en cuanto al uso de cada uno de ellos dependerán de los acuerdos alcanzados en cada comunidad. Por ejemplo, no pueden utilizar el automóvil pero en algunos grupos se considera aceptado montar en ellos si, por ejemplo, necesitan acudir al médico.

VESTIMENTA Y PRESENCIA FÍSICA

En general, la ropa que utilizan es de estilo tradicional y sencillo. En ocasiones, se prohíbe incluso el uso de botones. Los amish elaboran sus propias vestimentas a mano. Las mujeres deben llevar vestido y cubrirse la cabeza con un pañuelo, generalmente blanco. Los hombres, por su parte, suelen utilizar sombrero, pero suele estar prohibido dejarse bigote.

TRABAJO

Los hombres amish suelen dedicarse a las labores de agricultura y ganadería, a la construcción y a la producción de muebles. Suelen producir gran parte de sus propios alimentos, como verduras, leche, queso, pan, etc.

Por su parte, las mujeres hacen la labor de cuidados de hogar y crianza de los hijos, aunque también colaboran en gran medida en la elaboración de productos gastronómicos, tanto para el consumo propio de la comunidad como para la venta en mercados y ferias locales. En este sentido, muchos amish viajan por los pueblos participando en las ferias y mercados de varios lugares con la venta de sus productos caseros.

En North Beach, por ejemplo, cerca de Annapolis, todos los viernes durante los meses de verano tiene lugar un pequeño mercado local en que se pueden comprar deliciosos dulces amish.

ADOLESCENTES Y “RUMSPRINGA”

Cuando los niños amish llegan a ser adolescentes, en algunas comunidades se les permite que “exploren el mundo exterior” por un tiempo, con la posterior decisión sobre si bautizarse y vivir su vida en la comunidad amish a la que pertenece, o abandonar dicha comunidad. Por lo general, los jóvenes regresan y se quedan cerca de sus familias.

MODO DE VIDA EN CONFLICTO CON EL MUNDO EXTERIOR

Algunas de las prácticas amish no siguen la lógica ni las leyes del mundo moderno que les rodea. Por ejemplo, los niños amish comienzan a trabajar desde muy pequeños, lo que entra en conflicto con las leyes sobre el trabajo de menores. Además, los amish rechazan los seguros de vida y seguros médicos, siendo su único apoyo económico el proveniente de su iglesia y de su comunidad. Sin embargo, aunque no acepten ayuda del gobierno, sí pagan impuestos.

En relación con el estado de salud, es importante mencionar que, en casos extremos en los que los niños amish han necesitado el uso de tecnología moderna debido a alguna enfermedad o incapacidad, muchos padres han recibido permisos de los líderes religiosos para utilizar dicha tecnología y, en caso de no recibir esos permisos, muchos han optado por abandonar el estilo de vida amish para asegurar el bienestar de sus familiares.

GASTRONOMÍA

Las preferencias culinarias entre los Amish varían según el Estado. El desayuno, por ejemplo, suele incluir huevos, patatas, salchichas, tostadas y, en algunas comunidades, cereales comerciales. En el Amish Market de Annapolis, son típicos los Pretzels log, rellenos de pavo, queso, peperoni, jamón y otras variedades. A mediodía, los americanos suelen tomar una comida ligera y, al anochecer,  se prepara una comida abundante que reúne a toda la familia. Estas comidas suelen incluir platos de ternera o pollo, y verduras de temporada provenientes de la cosecha familiar (guisantes, maíz, judías verdes, zanahorias, etc.). Como postres, son típicos las compota de manzana, tartas de fruta, bizcochos y “whoopie pies”, una galletas absolutamente irresistibles.

FIESTAS

Los Amish dan importancia a las fiestas relacionadas con celebraciones religiosas. Por ejemplo, celebran Thanksgiving (Acción de Gracias) en familia alrededor del tradicional pavo. También se reúnen el día de Año Nuevo, Navidad y Pascua. En estos días, se realizan actividades lúdicas en familias: se cocina, se canta, van de pesca o intercambian regalos. En estas fechas, aunque muchos de los regalos son hechos por ellos mismos, también se aceptan los regalos y las tarjetas compradas.

En los cumpleaños, los padres suelen preparar galletas o algún dulce para que los niños los lleven al colegio y compartan con sus compañeros.

ORGANIZACIÓN SOCIAL

Las comunidades se dividen por distritos, y cada distrito tiene su propia iglesia que acoge a unas 25-35 familias. Los límites entre distritos están marcados por carreteras o marcas divisorias, y se espera que todos los miembros participen activamente en el distrito donde viven.

Un obispo, dos pastores y un diácono comparten las responsabilidades de liderazgo de la comunidad.  Toda la vida social gira en torno al vecindario, donde se desarrolla las labores educativas, laborales, de juego y tiempo libre. Incluso los nacimientos suelen producirse en los hogares o en centros locales destinados a este fin. Las bodas y funerales también se celebran en las casas. La gente se conoce y hace su vida dentro de los límites del distrito, ayudándose mutuamente y colaborando para cualquier fin.

ROLES DE GÉNERO

La sociedad Amish es patriarcal: los hombres siguen siendo quienes hacen las normas y ejercen el liderazgo en la sociedad. Sin embargo, en los últimos años se está produciendo un cambio, y algunas mujeres han empezado a emprender en pequeños negocios o tiendas de alimentación.

Aunque la mujer amish sigue ocupando un lugar primordial en el ámbito privado, ocupándose del cuidado de los hijos, su presencia no se limita a esta labor. La mujer amish tiene un papel fundamental en el sustento y desarrollo de la economía familiar y, aunque el marido ejerce una autoridad espiritual en el hogar, la mujer se considera libre en los distintos ámbitos de la vida diaria.

MATRIMONIO

La temporada de bodas en la sociedad Amish transcurre típicamente desde octubre hasta diciembre. La ceremonia como tal, normalmente en la casa de la novia, será una gran celebración en la que los invitados disfrutarán de dos comidas, cantos, aperitivos, baile, etc. Las parejas suelen salir durante uno o dos años antes de anunciar el matrimonio, y suelen casarse muy jóvenes.

Una curiosidad de las bodas Amish es que la novia suele confeccionar su propio vestido, azul o morado, en un estilo tradicional. Los novios no suelen disfrutar de la Luna de Miel, pero sí viajan para visitar a sus familiares durante los meses de invierno.

EDUCACIÓN

Los niños Amish suelen acudir a colegios-parroquias Amish donde se aglutinan 25-35 niños en una habitación y un profesor se encarga de educarles. Se enseña tanto inglés como alemán. Los niños Amish no reciben educación en otras materias que sí se imparten en el resto de colegios, como ciencias, deporte, tecnologías, educación sexual, etc.

Como puedes imaginar, la educación en colegios amish supone un factor crítico en la conservación de su cultura, no solo porque refuerza sus valores, sino también porque evitar que los jóvenes se “contaminen” con ideas externas y diferentes a las defendidas por su comunidad.

DIVERSIDAD

Como hemos visto, los Amish no presentan una unidad cultural y organizativa común, sino que cada comunidad desarrolla en menor o mayor grado sus normas y reglas de comportamiento. Aun así, existen cuatro grupos principales: the Old Order, the New Order, the Beachy Amish y Amish Mennonites, seguidos de muchos subgrupos y reglas diferentes entre estas categorías. Por ejemplo, the Beachy Amish y Amish Mennonites suelen conducir coches y utilizan electricidad, mientras que los otros dos grupos siguen utilizando carruajes tirados por caballos.

Hablamos de Estados Unidos por lo que sería lógico pensar que, dada el enorme incremento tecnológico e industrial que se produce de manera constante por todo el país, la comunidad Amish está condenada a desaparecer. ¡PERO NO! Lo cierto es que se trata de una de las poblaciones que más rápido han aumentado en USA. Según los estudios realizados por el Young Center, la población Amish ha pasado de 5.000 en 1920 a casi 300.000 en la actualidad, y gran parte de ese crecimiento se ha  producido en las últimas tres décadas, ya que se estima que había unos 84.000 Amish en 1984. Este crecimiento se debe en gran parte a su creencia cultural sobre la familia extensa como una bendición de Dios y como una ayuda económica para el núcleo familiar.

En conclusión, pese a que los Amish son relativamente conocidos, es cierto que existe una imagen excesivamente estereotipada socialmente de ellos debido en gran parte a su representación en películas, programas o series de televisión. Pese a todo, han sido capaces de mantener su propia cultura étnica distintiva mediante la resistencia a la asimilación y aculturación del grupo mayoritario en su entorno, todo ello mediante un esfuerzo por mantenerse alejados del resto del mundo.

Así, mantienen sus costumbres y tradiciones para preservar su identidad, los cuales son trasmitidos de generación en generación mediante símbolos de identidad: el uso de caballos, calesas y carruajes, farolillos, dialectos, vestidos, etc. Sin embargo, como hemos visto, las comunidades Amish se muestran abiertas al diálogo y a establecer cambios en su modo de vida. Por tanto, están dispuestos a cambiar e incorporar mejoras y avances tecnológicos con el fin de hacer su vida diaria más sencilla, pero no lo harán hasta el punto de dejar atrás sus propios valores y rasgos culturales. Utilizan tecnologías modernas, pero no si ello supone desestabilizar su vida familiar y comunitaria.

El futuro de los Amish no está claro. Influyen muchos factores en el desarrollo de estas comunidades. Sin embargo, está claro que si son capaces de mantener su vida rural alejados de la interacción con otros grupos sociales, educando a sus hijos en su propia cultura y conviviendo con sus tradiciones y rutinas propias, tendrán muchas posibilidades de seguir formando parte de la diversidad cultural del país. Porque, desde mi punto de vista, Estados Unidos acoge una inmensa variedad de culturas, etnias y razas, pero si bien la mayoría de ellas conviven entre sí, la sociedad americana sigue estando ampliamente segregada, y un ejemplo claro de ello es la población afroamericana (hablaremos de ello en publicaciones posteriores).

Por tanto, por muy irracional y estrambótico que pueda parecer el estilo de vida Amish, la sociedad americana está acostumbrada a la existencia de estas comunidades, la mayoría de ellos lo aceptan y respetan sin problema alguno.

Si, tras leer esta entrada, te has quedado con ganas de conocer un poco más la cultura Amish, te recomiendo el siguiente libro: “Fugitiva amish: el gran escape”.

En las próximas publicaciones, seguiremos analizando las distintas minorías y sus rasgos culturales. ¡No te lo pierdas!

2 Comments

Leave a Reply