La mediación Intercultural y sus beneficios para la convivencia

Aunque la mediación no es la única vía de resolución de conflictos, en los últimos años se ha convertido en el camino más satisfactorio y aceptable para solucionar los problemas derivados de choques culturales.

La mediación intercultural, por tanto, supone una estrategia preventiva al poner a disposición espacios de encuentro y, de esta forma, incrementar las opciones de que se produzca una correcta resolución de conflictos culturales.

Cuando comencé a formarme como Mediadora Intercultural en el Ámbito Social en 2016, la oferta de cursos y programas formativos al respecto era bastante limitada.

Sin embargo, hoy en día es posible encontrar una variedad inmensa de materiales y especializaciones sobre Mediación Intercultural. Ello supone una muestra significativa del auge que vive esta disciplina en el momento actual. Pero, ¿por qué?

Continúa leyendo y descubrirás los increíbles beneficios de la Mediación Intercultural para nuestras sociedades diversas.  

¿Qué es y para qué sirve la Mediación Intercultural?

En las sociedades actuales, caracterizadas por ser increíblemente multiculturales, la mediación emerge como un sistema de resolución de conflictos con métodos y técnicas propias, con el fin de que el conflicto se convierta en una oportunidad.

La mediación cultural surge como una necesidad urgente con unos objetivos bien definidos:

  • Fomentar la comunicación entre personas de culturas mayoritarias y grupos minoritarios.
  • Desarrollar las competencias sociales entre la población, como forma de gestionar los conflictos culturales desde una perspectiva constructiva, respetuosa y responsable.
  • Fortalecer la convivencia democrática desde el conocimiento y la comprensión de los distintos códigos culturales existentes en una sociedad diversa.

Por tanto, la mediación pretende incrementar la reflexión colectiva sobre los problemas sociales, su magnitud e impacto, las posibles soluciones existentes y las implicaciones y recursos que requieren.

El papel de la persona mediadora

El mediador intercultural supone una figura clave en la resolución de conflictos culturales. Su papel consiste en ayudar a que las partes implicadas comuniquen sus intereses o necesidades, y que éstos logren llegar a un acuerdo satisfactorio para ambos en su búsqueda de la equidad.

De esta forma, el mediador es un puente de comunicación entre culturas. Facilita el entendimiento y anima a que las personas examinen el conflicto desde distintos puntos de vista, buscando opciones de resolución satisfactorias para todos.

El mediador, por tanto, debe contar con una serie de competencias que le permitan desarrollar su trabajo de manera eficaz:

  1. Competencias intelectuales: Debe tener una visión estratégica, analítica y evaluativa ante la situación. Además, deberá disponer de habilidades de planificación y organización del trabajo.
  2. Competencias interpersonales: El mediador debe tener la capacidad de dirigir y persuadir a las partes mediante técnicas de liderazgo y espíritu de decisión. Para ello, es necesario que sea capaz de comunicar con efectividad y de adaptarse a cada situación.
  3. Competencias de orientación hacia los resultados: debe tener una disposición a la acción con la finalidad de alcanzar los objetivos y ser reconocido por ello.
  4. Competencias personales: Capacidad de autocontrol de emociones e impulsos, credibilidad personal e institucional.
  5. Competencias en las relaciones con los demás: receptividad, disponibilidad, sentido de equipo, respeto y lealtad.

Principales técnicas comunicativas de Mediación Intercultural

La comunicación es fundamental. Es el vehículo principal con el que se trabaja para favorecer el entendimiento y el acercamiento entre culturas. Por tanto, las técnicas de comunicación son la principal herramienta para que el proceso resulte satisfactorio.

Entre las principales técnicas de comunicación, podemos destacar las siguientes:

Lenguaje neutral

El mediador debe cuidar el vocabulario para mantenerse imparcial entre ambas partes. El quien modela y cambia el lenguaje que utilizan las personas implicadas en el conflicto, en ocasiones cargado de prejuicios, por un lenguaje más neutro y que suavice el enfrentamiento.

Escucha activa y empatía

Además de atender a las palabras y al contenido verbal, debe percibir las emociones, los sentimientos expresados, y mostrar atención y comprensión.

Reformulación

Se transforman los mensajes para que las personas se centren en el contenido de lo que se dice, y no en la forma en que se expresa.

De esta forma, se pretenden controlar las emociones de confrontación y enfado para permitir que el proceso continúe.

Formulación de preguntas

Prestando especial atención a qué preguntas se hace y en qué momento, estas siempre son abiertas para permitir mayor información y margen de respuesta, flexibilidad y libertad de expresión.

Las ventajas de la mediación

Como hemos mencionado, la mediación resulta especialmente eficaz en la resolución de conflictos interpersonales con implicaciones emocionales, ya que facilita la comunicación y mitiga malentendidos, confusiones y conflictos de intereses.

En consenso entre las partes fomenta la empatía y reduce la tensión emocional. Por tanto, el proceso de mediación ofrece ventajas sobre otros métodos de resolución de conflictos:

  • Es voluntaria, cada una de las partes decide cómo y hasta qué punto quiere colaborar, pudiendo retirarse en cualquier momento.
  • Favorece los vínculos y reduce la tensión emocional.
  • Las decisiones se toman entre todas las personas implicadas, no por parte del mediador. Ello facilita que se cumplan los compromisos acordados.
  • Favorece un clima de negociación y autoestima social.
  • Facilita la comunicación entre las partes, promoviendo la toma de decisiones.
  • Es flexible, permite abordar tanto pequeños problemas como conflictos graves.
  • Atiende a las necesidades particulares de cada uno de los implicados.
  • Se generan acuerdos creativos e ideas innovadoras.

En definitiva, la mediación intercultural supone un proceso detallado con una planificación previa, que se ajusta en cada caso a las necesidades específicas de las personas implicadas.

Ello permite que se generen encuentros donde se fomenta el diálogo y el entendimiento cultural.

Recursos para profundizar

Si te interesa aumentar tus conocimientos sobre mediación intercultural, puedes empezar por alguna de estas opciones.

Curso “Técnico Auxiliar en Mediación, Gestión y Resolución de Conflictos Escolares”

Este curso está dirigido a todas las personas interesadas en obtener conocimientos y experiencias sobre la mediación en el ámbito educativo, y deseen obtener el certificado oficial que acredite dichos estudios.

Tiene un temario muy completo y muy asequible económicamente. Además, en este momento están realizando ofertas en la plataforma, así que su precio se ha reducido bastante.

Curso online “Mediación escolar”

Aprende las habilidades y técnicas necesarias para gestionar conflictos en el aula y las herramientas y técnicas para formar a otras personas y poder crear equipos de mediación.

Este es el curso online de Mediación Escolar más completo de habla hispana, creado por el experto Jorge de Prada, con más de 15 años de experiencia en el campo, y acreditado por la comunidad de Escuela de Mediación, con más de 3000 miembros en todo el mundo.

Sin duda, merece la pena echarle un vistazo.

Curso “Mediación, negociación y resolución de conflictos”

Otro curso muy completo y fácil de seguir, incluso si partes de cero. Te permite profundizar en conocimientos avanzados sobre Mediación, Negociación y Resolución de Conflictos, principalmente en el ámbito laboral.

Posee una metodología práctica, con ejercicios mensuales y tests rápidos en la plataforma.

A continuación, puedes encontrar un par de libros interesantes sobre la temática.

Recuerda:

“Una cultura no evoluciona si no es a través del contacto con otras culturas. Pero los contactos entre culturas pueden tener características muy diversas. En la actualidad se apuesta por la interculturalidad que supone una relación respetuosa entre culturas”.

Miguel Rodrigo Alsina

2 Comments

  • Silvia dice:

    El mediador desempeña un papel importante en los grupos interculturales.Pienso que en primer lugar es importante que sepa escuchar y que mantenga una actitud de empatía.
    Es cierto también que un lenguaje neutral permite el acercamiento de todas las partes,que podrán manifestarse sin reservas.
    En el ámbito de la enseñanza suele ser el docente.Viví la experiencia de dar clases a niños que provenían de diferentes países.La convivencia era en general buena,pero a veces el color de la piel o la influencia de un idioma materno que no era el español ,por ejemplo el guaraní o el quechua,provocaba el aislamiento de estos chicos .Era necesario que el enseñante motivara a todo el grupo de alumnos para lograr la armonía y la amistad en el aula y fuera de ella.

    • Raquel dice:

      Es muy interesante lo que cuentas Silvia, seguro que hiciste una labor increíble con esos niños. Tienes razón, en el ámbito educativo es muy importante la figura del docente, que muchas veces tienen que adoptar ese papel de mediador para crear armonía y equidad en el aula. ¡Muchas gracias por compartir tus experiencias y conocimientos!

Leave a Reply