SEGREGACIÓN, RACISMO Y DESIGUALDADES EN ESTADOS UNIDOS

George Floyd. Trayvon Martin. Eric Garner.

 Jimmy Atchinson. Willie McCoy. Emantic “EJ” Fitzgerald Bradford Jr.

D’Andre Ballard. Jemel Roberson. D’Ettrick Griffin. Botham Shem Jean.

…………..

Quizás estos nombres no te digan nada. Sin embargo, cada uno de ellos representa el racismo, la discriminación, la injusticia y la desigualdad que viven los ciudadanos afroamericanos a diario. Se trata de personas asesinadas en Estados Unidos por cuestión racial.

Estoy segura de que conocerás el último caso ocurrido el pasado 25 de mayo, pues provocó críticas e indignación por todo el mundo. George Floyd fue asesinado en Minneapolis, Minnesota, a manos de un policía blanco, Derek Chauvin. Un video difundido por las redes muestra al policía arrodillado sobre el cuello de Floyd, dejándole sin respiración.

Como sabes, no es el primer caso de violencia racial en Estados Unidos. Y, desgraciadamente, no será el último. Pero… ¿Por qué? ¿A qué se debe toda esta violencia y esta discriminación hacia los ciudadanos negros, en pleno siglo XXI, y en el país considerado como el más desarrollado del mundo?

EL ORIGEN DE LA SEGRECACIÓN RACIAL EN ESTADOS UNIDOS

El conflicto racial en Estados Unidos no es ni mucho menos una cuestión reciente, sino que se remonta a los tiempos de esclavitud. Sin embargo, la segregación y discriminación racial NO desapareció con la abolición de la esclavitud.

En 1863 se aprobó la Proclamación de Emancipación, promulgada por Abraham Lincoln, y que consistía en dos decretos presidenciales: el primero, anunciaba la libertad de todos los esclavos negros; el segundo, listaba el nombre de todos los Estados en los que se aprobaría dicha medida.

Como puedes imaginar, no estaban incluidos todos los Estados, por lo que no se produjo una liberación total, ya que los Estados del Sur quedaron fueron de la lista. A esta Proclamación le sucedieron una serie de Enmiendas que, en definitiva, perseguían la igualdad de derechos de todos los ciudadanos, sin distinción de razas. En 1865 se produjo un momento crítico, con la aprobación de la Decimotercera Enmienda, que abolió la esclavitud.

Como sabes, en la práctica no fue tan sencillo. Especialmente en los años sesenta y setenta del siglo XX, las revueltas y los movimientos racistas cobraron mucha fuerza, surgiendo grupos violentos como el Ku-Klux-Klan, y los propios Estados dedicaron esfuerzos para impedir que la población negra avanzase en sus derechos, prohibiéndoles el voto y segregándoles.

Por supuesto, influyeron muchos factores políticos, económicos y sociales. Mientras que en los Estados del Norte se mantenían las desigualdades económicas y sociales, en los Estados del Sur habían surgido los llamados “Códigos Negros” a partir de 1830, que suponían un control extremo sobre todos los movimientos que realizaban los antiguos esclavos. 

Todo ello dio lugar a las conocidas “Leyes de JimCrow”, algo así como un sistema de segregación racial más sutil, “separados pero iguales” donde, en realidad, la igualdad era inexistente. La segregación se producían en todos los lugares públicos: transportes, colegios, baños públicos, parques, etc.

Por tanto, las leyes de “JimCrow” marcaron la cultura de Estados Unidos de manera drástica, configurando una sociedad segregadahasta el momento actual, pese a los incesantes esfuerzos por acabar con la discriminación racial.

EVOLUCIÓN Y PUNTOS DE INFLEXIÓN: MOMENTOS CRÍTICOS PARA LA CULTURA DEL PAÍS.

LOS NEGROS GANAN DERECHOS Y AVANZAN EN IGUALDAD

A pesar de que la segregación y la discriminación racial se mantiene muy viva en la sociedad estadounidense, a lo largo de la historia se han producido acontecimientos que, sin duda, han marcado un antes y un después en esta cuestión.

Es probable que te suene la historia de ROSA PARKS, una mujer negra que se convirtió en el icono de la lucha por la defensa de los derechos afroestadounidenses en 1955. Parks viajaba en un autobús, sentada en la parte reservada para negros, cuando se negó a cederle su asiento a un ciudadano blanco.

Por supuesto, fue arrestada inmediatamente, pero su oposición sirvió como ejemplo para muchos ciudadanos afroestadounidenses, que llevaron a cabo levantamientos y protestas contra la segregación en los autobuses que, finalmente, fue prohibida un año después en Alabama.

Además de Rosa Parks, existe otro referente en el que todos pensamos cuando hablamos de segregación racial en Estados Unidos: MARTIN LUTHER KING. Gracias a su famoso discurso “Tengo un sueño” y a su lucha incansable, se llegó a adoptar el Acta de los Derechos Civiles de 1964, lo que supuso el fin de la segregación en términos legales.

A pesar de haberse logrado la igualdad legal, el país aún tenía (y aún tiene) mucho por recorrer para llegar a alcanzar la igualdad real.

Desde este momento, comenzó todo un proceso de liberación y de empoderamiento por parte de los ciudadanos negros (pese a las resistencias y grupos opositores), y culminó en el año 2009 con la presidencia de BARACK OBAMA, primer presidente afroamericano en la historia del país. Sin duda, este hecho se convirtió en un referente histórico y un rayo de esperanza para la población negra en los Estados Unidos.

A pesar de los grandes avances legales que se han ido alcanzando durante las últimas décadas, las desigualdades raciales continúan siendo muy grandes. Esto se aprecia visiblemente en dos cuestiones sociales: el sistema de encarcelamiento y la violencia policial.

 Según la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), los ciudadanos negros son encarcelados hasta cinco veces más que los blancos. Tal y como afirma la socióloga Alice Goffman, “los ciudadanos negros constituyen el 13% de la población estadounidense, pero suponen el 35% de la población encarcelada” (Alice Goffman, “On the run”). El sociólogo David Garland describe este hecho como “encarcelamiento en masa”.

Alice Goffman, “On the Run”

Otro de los grandes impedimentos en la consecución de la igualdad racial consiste en la violencia que ejerce la policía estadounidense contra la población negra. El movimiento Black Lives Matter denuncia el número alarmante de personas afroestadounidenses asesinadas a manos de las fuerzas de seguridad del país. No es necesario irnos a cifras concretas, ya que es una realidad que vemos cada día, incluso desde otros países. 

Fuente: Mapping Police Violence

Estos dos factores son ejemplos claves para comprender la discriminación por el color de la piel. Sin embargo, no son los únicos, ya que las desigualdades también se perciben en situaciones de la vida cotidiana. Por ejemplo, a través de la segregación residencial  y la consecuente formación de guetos, donde la pobreza y la inseguridad son evidentes.

Las diferencias en cuanto al acceso al sistema sanitario, a la educación y al empleo son también factores que perpetúan la situación de discriminación racial y, por tanto, suponen una barrera para alcanzar la igualdad.  

SITUACIÓN ACTUAL: Y AHORA… ¿QUÉ?

Volviendo al reciente caso de George Floyd, desde el momento de su muerte no han dejado de producirse disturbios y manifestaciones por todo Estados Unidos. Además, otros países del mundo también se han unido a los actos de reivindicación y protesta social.   

¿Y cuál ha sido la respuesta de Trump ante esta situación?

Más policía, más fuerza militar, más represión, más agresividad. Todo ello está creando un caldo de cultivo perfecto para avivar aún más el enfurecimiento de la población afroestadounidense, que se traduce en más protestas, más desobediencia civil y, en general, más violencia.

A todo ello se suma la situación de pandemia mundial de coronavirus, que ha acabado con más de 100.000 vidas en el país, y cuyas normas de distanciamiento social continúan vigentes. Además, la cuestión racial también se deja ver en este momento.

Las desigualdades no sólo sociales sino también económicas, dejan a la población afroamericana como las verdaderas víctimas de esta pandemia. Incluso si reciben los mismos ingresos que sus compañeros blancos, tienen más probabilidades de vivir en vecindarios donde la pobreza, la contaminación, la criminalidad y la violencia están mucho más presentes.

 La segregación y discriminación racial supone, indudablemente, una cuestión pendiente y de urgencia en Estados Unidos.

Es difícil cambiar la historia de un país, pero no todo está perdido. 2020 es año de elecciones para los estadounidenses y puede ser también un momento decisivo, que marque un antes y un después en su historia y en su sociedad.

La igualdad real sólo será posible si los que están en el poder lo permiten y luchan por ello. Una cosa es segura: la historia la escriben los propios ciudadanos, y estos últimos días están haciendo un gran esfuerzo por cambiar su realidad.

El país se encuentra en un momento clave. ¿Es posible que pronto seamos testigos del mayor logro en cuanto a igualdad real de la población afroestadounidense?

“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”.

Martin Luther King

10 Comments

  • Jose dice:

    Raquel, muchas gracias por compartir esta información. Todo lo que escribes es muy interesante, sobre todo en este momento. Espero que muchas gente disfrute y se beneficie de tanto conocimiento. Seguiré leyendo tus artículos. Un abrazo

    • Raquel dice:

      Muchísimas gracias por tus palabras Jose, me hace mucha ilusión leerte. Seguiré compartiendo contenidos y espero que te sigan resultando interesantes. Gracias! 🙂

      • Conchi dice:

        Parece increible con tantos avances en todos los campos y que nuestras mentes sigan estancadas respecto al respeto y la hermandad.En E.E.U.U. concretamente lo peor es tener un presidente de estas caracteristicas.No mejora nada,este gran pais va a peor y con esta situacion se confirma su declive.
        Tenian una gran persona,OBAMA,pero no interesaba.
        Me encanta tu relato.
        Felicidades y gracias por tu informacion.

        • Raquel dice:

          Totalmente de acuerdo Conchi. Esperemos que este año suponga un nuevo rayo de esperanza para el avance por los derechos y la igualdad. Gracias por tus palabras!!

  • Antonio dice:

    Estupendo trabajo Raquel. Muy orgulloso de la hija de mi prima.

  • Silvia dice:

    He leído con interés tu artículo sobre la segregación racial en EEUU.

    Conozco y admiro a personalidades como Abraham Lincoln,Martin Luther King y Barack Obama.
    Luther King tenía un sueño que fue truncado de manera violenta.Ahora los jóvenes,blancos,negros e hispanos tienen que tomar esa bandera y luchar por la igualdad social.
    Me gustó mucho tu página.

    • Raquel dice:

      Muchísimas gracias por tus palabras Silvia, me alegra mucho saber que has disfrutado de los contenidos que publico. Espero que mis próximos artículos te sigan resultando interesantes. Siéntete libre de compartir tus opiniones siempre que quieras! Un abrazo.

  • Bryan dice:

    Ha sido un muy buen resumen de cómo hemos llegado a la situación actual en nuestro país. Además de alguien que ha vivido aquí y ha visto estos asuntos en persona. Gracias por compartir.

    • Raquel dice:

      Muchas gracias por tus palabras Bryan, me alegra mucho saber que te ha gustado mi artículo. A pesar de estos conflictos sociales, echo de menos recorrer las calles y respirar el ambiente de la cultura americana. Todo lo que viví allí siempre permanecerá en mis pensamientos y en mi corazón.
      Espero que sigas disfrutando con mis contenidos y que continúes compartiendo tus opiniones conmigo. Cuídate! 🙂

Leave a Reply