TRABAJAR LA DIVERSIDAD CULTURAL EN EL AULA

“El secreto para salir adelante es comenzar”

Mark Twain

De nuevo, llega septiembre. Fin del verano, vuelta a las rutinas, al trabajo, a las clases.

Sin embargo, todos sabemos que este año será diferente.

Esta vez, lo hacemos con más temores e incertidumbres que nunca. Estamos viviendo una situación extremadamente delicada, pero en esta ocasión no entraré en más detalles referentes al Coronavirus. Si quieres saber más sobre esta cuestión, puedes consultar mis artículos:

Hoy nos centraremos en la educación.

Y es que una de las cosas que muchos planteamos en septiembre es “un nuevo comienzo”, en el sentido de establecer nuevos objetivos. Estos pueden ser muy generales, como tratar de dormir más, hacer algo de deporte, pasar menos tiempo en las redes sociales, etc.

Pero también pueden ser muy específicos: ir al gimnasio 4 días en semana, ser capaz de mantener una conversación en inglés en tres meses, o empezar a ahorrar X dinero al mes para ese viaje soñado.

Ante la situación que estamos viviendo, destaco la necesidad de establecer, entre otros, un nuevo objetivo general: DAR PRIORIDAD A LA EDUCACIÓN EN VALORES.

EDUCACIÓN EN VALORES, UN OBJETIVO NECESARIO

Nuestras sociedades son cada vez más globalizadas y diversas.

Cada vez son las frecuentes las aulas llenas de niños que poseen distintos bagajes culturales, costumbres e ideologías diferentes.  

Vivimos rodeamos de multitud de culturas, y ello sin duda nos enriquece.

Sin embargo, ante esta gran amalgama de formas diversas de ver el mundo, es necesario que eduquemos desde una perspectiva intercultural, fomentando el respeto a la diversidad y el aprendizaje en positivo.

Nuestros maestros y educadores tienen una gran responsabilidad en sus manos: formar personas que configuren sociedades justas y resilientes, que sean capaces de aprovechar y beneficiarse de todo lo que la diversidad cultural nos ofrece.

De ahí la importancia de la educación intercultural.

IMPORTANCIA DE TRABAJAR LA INTERCULTURALIDAD EN EL AULA

Si has leído alguno de mis artículos, habrás notado que tengo un objetivo claro: crear un espacio de encuentro e intercambio de información, ideas y experiencias con el fin de visibilizar, defender y fomentar la diversidad cultural y biológica.

Para ello, me he centrado en distintos aspectos y áreas de interés en las que se observan los enormes beneficios de las relaciones interculturales y diversas.

En el caso de la educación formal en las escuelas, la importancia de incluir una perspectiva intercultural es igual de relevante.

Nuestros menores aprenden conceptos básicos (y no tan básicos) sobre matemáticas, literatura, ciencias, inglés, pintura… Y está perfecto, necesitan una base de conocimientos en distintas áreas.

Sin embargo, opino que es fundamental que los sistemas se adapten a las situaciones que enfrentan nuestras sociedades actuales:

En todos los colegios hay compañeros de otras razas, nacionalidades o culturales, pero sigue habiendo racismo…

En teoría, las sociedades más avanzadas se caracterizan por ser justas e igualitarias, pero continúan los síntomas del machismo y desigualdad de género…  

Las relaciones interculturales son frecuentes en la mayoría de los trabajos y contextos diarios, pero sigue existiendo un sentimiento de etnocentrismo y de supremacía por el pensamiento propio….

¿Y si atajamos estos conflictos desde la base?

¿Y si empezásemos a dar importancia a la educación y a preparar a nuestros pequeños para relacionarse en sociedades diversas, donde se priorice el respeto, la tolerancia y el intercambio de opiniones? ¿Y si aprendiésemos a resolver los desafíos globales de manera conjunta, en lugar de seguir enfrentándonos?

No se trata de hacer un cambio radical en el sistema educativo y desechar todo lo anterior. Se trata de actualizarse en sintonía con la realidad social.

Consiste en empezar a introducir pequeñas modificaciones en la línea de lo que necesitan nuestras sociedades.

Se trata de orientar a los niños y adolescentes para que aprendan a convivir y a desenvolverse en un mundo interconectado.

Consiste en comprender y en hacerles ver que todos dependemos irremediablemente de todos.

Si quieres saber más, te recomiendo que leas mis artículos:

A continuación, comparto una serie de recursos que pueden suponer un apoyo, un primer paso, para trabajar la interculturalidad en los colegios e institutos.

RECURSOS Y ACTIVIDADES PARA TRABAJAR LA DIVERSIDAD CULTURAL

Comparto una serie de recursos que pueden servirte de utilidad en el ámbito de la educación tanto formal como informal.

“Educar en la interculturalidad: cuentos, dinámicas y juegos para niños y preadolescentes”

Se trata de una colección de cuentos y dinámicas para hacer con niños, cuyo objetivo es fomentar la cooperación, la tolerancia y el respeto. Gracias a las actividades propuestas, se trabaja de forma amena y divertida y, sin darse cuenta, los niños aprenden a interiorizar valores de igualdad, solidaridad y aceptación de otras formas de ver el mundo según los distintos patrones culturales.

“Temporada de lluvias”

Esta novela narra las aventuras de una niña que viaja a África con su padre, y allí descubre un mundo completamente nuevo a todo lo que ya conocía.

Gracias a su nuevo amigo masai, Murunya, se da cuenta de que no existen límites para su imaginación, de que “sólo hay nubes en temporada de lluvias”, y del poder inmenso que esconde la riqueza intercultural.

“Cuentos para niños que se atreven a ser diferentes”

Este libro trata la diversidad en otro sentido: se trata de una colección de historias motivacionales sobre personas reales que se atrevieron a ser diferentes. Todos ellos provocaron, de una forma u otra, un cambio en positivo a nivel mundial gracias a los valores que fomentan el respeto, la generosidad, la autoconfianza, la resiliencia y el bienestar común.

Cabaña de juguete de madera china

Porque no todo va a ser libros, también necesitan jugar.

La marca Cutebee ofrece una gran variedad de casas de muñecas, ambientadas en los estilos propios de diferentes países. En este caso, se trata de una increíble casa japonesa, donde se ven reflejados los aspectos culturales más significativos del lugar.

Estas casas vienen con todos los muebles y accesorios para que puedan terminar de construirlas cómodamente con la ayuda de tijeras, pinzas o destornilladores.

Es una oportunidad para despertar la curiosidad sobre otras culturas a través de aspectos tan cotidianos como los que encontramos en nuestro propio hogar: el estilo de los muebles, la distribución de las habitaciones, el jardín, etc.

Además, todo hay que decirlo: ¡son preciosas! 🙂

Juego para gestionar emociones y situaciones de conflicto

Las relaciones interculturales nos ofrecen muchos beneficios y, sin duda, podemos aprender un montón de las diferentes formas de actuar y de ver el mundo. Sin embargo, también es frecuente que, ante estas diferencias, surjan  conflictos.

El juego que propongo tiene como finalidad justamente esto: identificar problemas, aprender a gestionar las emociones y, por último, resolver los posibles conflictos cotidianos.

Este juego de detectives sirve para que el ambiente y relación de grupo mejore significativamente, además de fomentar el diálogo y la empatía. Incluye una lupa mágica, que permitirá encontrar las posibles soluciones al conflicto.

Cuentos para ser escuchados

Este libro engloba doce relatos que pretenden despertar la emoción en el lector para tratar cuestiones de interés global tan importantes como la sostenibilidad medioambiental y el trabajo en equipo.

También profundiza en otros aspectos delicados, como las enfermedades, la discapacidad y la pobreza. El objetivo es que los niños conozcan la diversidad en todas sus formas, y se acostumbren a vivir rodeados de ella.

Juego “niños del mundo”

Este juego es un poco diferente, ya que los niños tendrán que “coser” las ropas propias de cada uno de los seis niños, según sus culturas y tradiciones.

LA DIVERSIDAD COMO CAMINO

En conclusión, la educación formal debe actualizarse acorde a la situación que enfrentan las nuevas sociedades. Nuestras instituciones educativas representan un papel fundamental como transmisoras de conocimientos, valores y vías de socialización.

Pero no son las únicas.

La familia, como grupo primario de socialización, posee una gran responsabilidad en la transmisión de valores y costumbres. Tanto ésta como la sociedad en su conjunto, deberían asumir su papel como referentes y trabajar para conducir a sus sociedades hacia un futuro mejor.

“El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización”.

Victor Hugo

Y tú, ¿qué opinas?

Recuerda: Si quieres recibir mi libro gratis sobre los aspectos culturales más impactantes del mundo y la guía para aprender a manejarte en otros contextos culturales, no dudes en suscribirte. ¡Te espera un regalo asegurado! 🙂

4 Comments

  • Silvia dice:

    Hola,Raquel.El domingo pasado te envié un comentario sobre la Diversidad cultural en el aula.Espero te haya llegado.
    Un abrazo.

    • Raquel dice:

      Hola Silvia. No me ha llegado tu mensaje, ¿podrías volver a enviarlo, por favor?
      Perdona la molestia. Muchas gracias por estar ahí y compartir tu opinión! 🙂

  • Silvia dice:

    Hola Raquel,en mi comentario anterior te contaba que trabajé en la escuela primaria con niños uruguayos,paraguayos y bolivianos.La convivencia en general era buena,a pesar de las diferencias culturales.La enseñanza básica en Argentina,obligatoria,laica y gratuita fue un factor de integración para los inmigrantes que llegaban al país.
    La experiencia de la lectura de cuentos en el aula fue siempre satisfactoria para mí.Yo solía también organizar la biblioteca del curso,formada por libros que aportaban los propios alumnos.
    Durante varios años trabajé en un instituto militar como profesora de lengua y literatura.Todos los jóvenes cadetes eran argentinos,pero venían de distintas provincias y era tarea del docente lograr un ambiente de armonía y camaradería donde cada alumno podía desarrollar sus capacidades.
    Un abrazo.

    • Raquel dice:

      Hola Silvia, me parece muy interesante todo lo que cuentas, debió ser muy enriquecedor para ti disfrutar de todas esas vivencias interculturales.
      Qué buena idea recurrir a los libros y hacer a los alumnos partícipes aportando sus propios cuentos.
      Muy interesante también tu experiencia en el instituto militar, imagino que sería todo un reto alcanzar ese ambiente de armonía que comentas.
      Gracias por compartir todas tus experiencias conmigo, es muy gratificante contar con personas que tienen tanto que mostrar y enseñar 🙂
      Un abrazo.

Leave a Reply