MÚSICA E INSTRUMENTOS COMO EXPRESIÓN CULTURAL

A lo largo de la historia, la música siempre ha formado parte de los instrumentos de expresión cultural y de construcción social. Ésta refleja nuestra forma de pensar, nuestras ideas, hábitos y costumbres. Y, por supuesto, se relaciona profundamente con los aspectos sociales, económicos e históricos de cada sociedad.

LA MÚSICA MUESTRA NUESTRA IDENTIDAD CULTURAL

La música siempre ha estado presente. Es uno de los rituales más antiguos utilizados por las personas para mostrar emociones, deseos y sentimientos. Además, supone un importante elemento de conocimiento y de transmisión de nuestros patrones culturales.

No sólo eso sino que, además, la música nos permite ir más allá del propio lenguaje hablado. La música nos habla incluso sin palabras, y siempre transmite significados cuya interpretación puede varias según la cultura y los elementos que la condicionan.

Cuando las palabras fallan, la música habla…

Las distintas culturas han logrado crear maravillosas manifestaciones de su propia identidad a través de melodías, ritmos y canciones que, sin duda, representan un elemento fundamental en el desarrollo de nuestras sociedades a lo largo de la historia. Desde las danzas y ritmos de los pueblos indígenas hasta las melodías contemporáneas catalogadas en estilos como el jazz, punk o rock, la música nos ha acompañado a lo largo del tiempo, definiendo nuestra historia.

Por tanto, este instrumento de socialización y comunicación se caracteriza por un conjunto de signos, determinados por un contexto social determinado. La música forma parte de nuestro bagaje cultural, ya que contiene una serie de significados, ideas y valores que, a través de los sonidos, se conectan con la identidad cultural que la origina.

Sin embargo, la música no solo transmite símbolos y valores culturales, sino que también refleja otros aspectos de cada sociedad. Ejemplos claros serían las relaciones entre géneros, los sistemas de jerarquía social, las necesidades y preocupaciones sociales, y el desarrollo tecnológico y de los medios de producción.

La música es un elemento fundamental en la sociedad debido a su capacidad de comunicación y manifestación cultural

De esta forma, a la hora de interpretar una pieza musical debemos recordar que, la interpretación que hagamos, dependerá de nuestras experiencias personales, pero también de respuestas aprendidas y de patrones culturales. Es por ello que, como hemos mencionado anteriormente, una misma canción puede ser interpretada de distintas formas.

Además, las estructuras musicales se originan a raíz de unos patrones culturales determinados, y las sociedades clasifican esas estructuras en una serie de categorías según su función. De esta forma, encontramos música destinada a actos religiosos, al baile, música para aflorar un sentimiento o una emoción concreta, persuasiva, etc.

LA MÚSICA COMO MEDIO DE COMUNICACIÓN EN UN CONTEXTO DETERMINADO

Como hemos visto, la interpretación de significados que hacemos de una obra musical no se extrae únicamente de las letras o sonidos, sino también del contexto. Es ahí donde se observa el efecto que la música produce en los oyentes, puesto que la música cobra simbolismo y transmite identidad cuando genera emoción y posee valor para un grupo de personas en un momento y contexto determinado.

Por tanto, esa capacidad de transmitir  una identidad cultural se observa a lo largo del tiempo. Podemos ver que cada época nos ha dotado de un conjunto de melodías y creaciones musicales concretas, que han ido evolucionando según las normas y valores sociales.

De esta forma, la música se ha percibido e interpretado de acuerdo a esa relación entre la música y la persona, sirviéndonos para transmitir los valores más profundos de cada cultura: hemos encontrado una vía perfecta para expresar nuestras creencias, ideas, valores y deseos más arraigados. Nos ha servido también para conectar con nuestra historia, tomando contacto con el pasado, ubicándonos en el momento presente, y visualizando el futuro.

Pero no sólo nos sirve para describir el conjunto de elementos más abstractos y profundos de la cultura. La música también nos permite describir todo tipo de conceptos, percepciones, lugares o situaciones concretas, que nos sirven para identificarnos, educar y socializar.

INSTRUMENTOS MUSICALES DE CADA CULTURA

Las distintas culturas del mundo han utilizado la música como una importante herramienta de socialización, puesto que conlleva un componente educativo que ha permitido la construcción social de identidades y estilos culturales e individuales.

Existen muchas culturas musicales repartidas por todo el mundo. Todas ellas reflejan una forma de pensar y de ver el mundo, acorde a su contexto social. Y esto es posible gracias a la creación de los instrumentos musicales.

Y es que, además de su funcionalidad física para producir sonidos, los instrumentos musicales también son transmisores de valores culturales. Forman parte de las elaboraciones, productos y manifestaciones físicas de cada cultura, por lo que contienen creencias y saberes populares.

Estos productos, como cualquier componente cultural, también evolucionan con las culturas. De esta forma, llegan a desarrollar “biografías culturales”. Por ejemplo, el charango era originalmente rechazado al considerarse una “guitarra de indios”, y con el tiempo se ha convertido en un valorado instrumento nacional característico de Perú y Bolivia. Por tanto, los instrumentos también reflejan la identidad cultural de un grupo social, pero teniendo en cuenta la evolución y el contexto.

Actualmente, los instrumentos musicales se han convertido en algo más que una simple herramienta para producir sonidos. En el sistema capitalista que nos caracteriza, los instrumentos son utilizados también como mercancías de libre mercado: manteniendo su carácter cultural, muchos turistas y viajeros los adquieren como recuerdos y, lejos de utilizarse para producir música, sirven para adornar las casas en los países más adinerados. No obstante, nunca podrán desprenderse de su capacidad de expresión cultural.

INSTRUMENTOS ÉTNICOS EN EL MUNDO

En este artículo, nos centramos en los instrumentos étnicos al tratarse de aquellos instrumentos originarios de una región, cultura y momento determinados, y que forman parte del conjunto de elementos simbólicos de dicha cultura o lugar geográfico. Además, estos instrumentos suelen estar fabricados con materiales desechables, recursos locales o elementos caseros.

A continuación, detallo algunos de los instrumentos étnicos más populares, según el continente.

INSTRUMENTOS ÉTNICOS DE ÁFRICA

Es posible encontrar una gran variedad de instrumentos africanos, que van desde los distintos tambores, maracas o kashakas, hasta instrumentos de cuerda como arpas, arcos y xilófonos, o instrumentos de viento como trompeta y flautas. Todos ellos se relacionan con la transmisión de la cultura a través del lenguaje.

Algunos de los instrumentos africanos más populares son:

EL YEMBÉ

Este instrumento con múltiples nombres (dyembe, yembe, djembe, sanbanyi o tam tam) es una especie de tambor. Su amplia connotación se debe a su expansión por varios países africanos, donde las lenguas y la fonética varían. Originario de la zona de Guinea y Mali, más tarde se expandió hacia otros territorios de la Costa de Marfil, Senegal y Burkina Faso.

El yembé africano

KALIMBA

Al igual que ocurre con el yembé, el kalimba también recibe distintas nomenclaturas debido a su expansión por todo el continente africano. Mbira, malimba, kisanji o quisanche son algunos de los nombres por los que se conoce este instrumento. También llegó a algunas zonas de Latinoamérica de la mano de esclavos africanos emigrados.

INSTRUMENTOS ÉTNICOS DE ASIA

El continente asiático también nos ofrece una gran variedad de instrumentos musicales que actúan como un reflejo de sus rasgos culturales más característicos. Vamos a ver algunos de los más destacados.

SITAR

El sitar es el instrumento indio por excelencia, aunque también se encuentra en Pakistán. Similar al banjo o laud, es muy característico por su sonido metalizado, que transmite calma y tranquilidad. También se construye utilizando una calabaza y un diapasón.

TAIKO

El taiko es una especie de tambor japonés, que presenta variedad según el material y el tamaño. Se utiliza en la mayoría de eventos importantes en el país, como festividades y rituales. Es especialmente notorio su uso en el Bon Odori.

ERHU

Se trata de uno de los instrumentos más populares en China, por lo que se conoce también como “violín chino”. Su sonido puede producir un verdadero sentimiento de melancolía.

INSTRUMENTOS ÉTNICOS DE LATINOAMÉRICA

La música y los bailes tradicionales son una parte esencial de la identidad cultural y, como hemos visto, no sería igual sin el acompañamiento instrumental, que transmite los valores, lugares y rasgos culturales más significativos de cada sociedad.

Estos son algunos de los instrumentos musicales más conocidos de la cultura latinoamericana.

CHARANGO

Igual que un ukelele pero con cinco cuerdas (el ukelele tiene cuatro), es muy popular en Perú, Chile, Bolivia y Argentina. Sirven para acompañar las fiestas y los eventos más importantes.

GÜIRO

Parecido a la botella de anís española, el güiro se utiliza en el Caribe, Brasil y otros países de Centro América, Puerto Rico, Cuba, Panamá y México. En realidad, se trata del fruto del árbol de la güira o de la calabaza, que produce curiosos sonidos al ser rascado con un palo. El güiro ha ido evolucionando y tomando distintas formas, siento típico hoy en día con la figura de una rana.

CAJÓN PERUANO

Seguro que lo habías asociado a la música flamenca. Pero no, en realidad tiene su origen en Perú. Se trata de un cajón en el que la persona se sienta y hace música con las manos. Se dice que lo crearon los esclavos africanos, quienes no tenían acceso a ningún instrumento musical.

ZAMPOÑA PERUANA

Se trata de un instrumento musical muy antiguo que nació en la cordillera de los Andes. En la época precolombina, se las llamaba siku o sikuri, que se traduce como “tubo que da sonido” en la lengua aimara.

LA MÚSICA DESPIERTA EMOCIONES QUE LAS PALABRAS NO PUEDEN

A lo largo del tiempo, la música ha ido evolucionando y adaptándose a las normas sociales, valores, costumbres, tradiciones y rituales de cada cultura. Aspectos como la evolución de las lenguas, el surgimiento de nuevas formas de comunicación y consumo, han determinado el rumbo y la expansión de las músicas del mundo, así como los instrumentos que las acompañan.

En definitiva, la música pone voz y ritmo a una sociedad, en un momento y una cultura concreta, y transmite su espíritu y su forma de ver el mundo de la forma más bella posible: llegando al alma de quien la escucha.

Ahora te toca a ti: ¿Alguna vez habías pensado en la música como componente cultural? 🙂

¿Tienes alguna iniciativa o proyecto relacionado? ¡Cuéntame y permíteme que te ayude! 🙂

2 Comments

  • Silvia dice:

    He aprendido bastante acerca de instrumentos musicales tradicionales de África y Asia.Conocía sus nombres,pero no sus características.
    El charango es un instrumento musical muy conocido en el norte de Argentina.Suele acompañar las fiestas de los carnavales norteños.
    En Buenos Aires,el bandoneón,parecido al acordeón,da a la música del tango el sonido melancólico que la caracteriza.
    Los gauchos,habitantes de las pampas,no podían prescindir de su caballo y su guitarra.En el Martín Fierro,poema emblemático de la literatura argentina,la guitarra recibe el nombre de vigüela.
    Me parecieron muy acertadas tus observaciones sobre la importancia de la música en todas las culturas.

    • Raquel dice:

      Hola Silvia, gracias por toda la información sobre los instrumentos tradicionales de Argentina, ¡no conocía el bandoneón!. Tampoco conocía el nombre que le otorgaban a la guitarra en el poema, vigüela. Muchas gracias por compartir. Me alegra mucho saber que la información que comparto te ha resultado interesante.

Leave a Reply