¿Las DESventajas del multiculturalismo?

Hemos hablado en varias ocasiones de los increíbles beneficios que supone relacionarnos con personas y ambientes culturales diferentes.

Sin embargo, si no nos desprendemos de nuestras gafas culturales (“no es lo que ves, sino lo que percibes”), es fácil que empiecen a salir a flote las desventajas de desenvolvernos en espacios multiculturales cuando no sabemos gestionar la diversidad cultural.

Para disfrutar de una experiencia de intercambio exitosa, es necesario conocer cuáles son esas posibles desventajas. Sólo conociéndolas podremos tomar conciencia y aprender a manejarlas.

Si te interesa profundizar en las ventajas, puedes consultar los artículos siguientes:

DESVENTAJAS DEL MULTICULTURALISMO

En cualquier entorno multicultural surgen retos que debemos aprender a gestionar correctamente. De no hacerlo, es muy probable que fracasemos en nuestro propósito o, cuanto menos, no aprovechemos al máximo la oportunidad de convivir con otras culturas.

Comunicación y malentendidos

No sólo hablamos de retos en cuanto a las barreras lingüísticas. También es necesario tomar conciencia del estilo de comunicación (directo o indirecto) de cada cultura, si queremos evitar conflictos y malentendidos.

En este sentido, en cada cultura existen unas pautas socialmente aceptadas para expresar determinados sentimientos, feedback, o mensajes persuasivos.

Por supuesto, a mayor número de culturas interactuando, mayor será la probabilidad de que se produzcan este tipo de malentendidos y problemas de comunicación.

No obstante, en el mundo actual increíblemente globalizado, disponemos de muchísima información y estrategias que nos sirven para superar estos retos.

Etnocentrismo y sentimiento de superioridad

Es evidente que cada persona actúa acorde a sus propias normas y valores culturales. Por supuesto, todos pensamos que nuestro comportamiento y forma de pensar es la correcta, la “normal”, “la buena”, “la importante”.

Es importante que tengamos en cuenta este aspecto. Para que se puedan producir las relaciones interculturales, debemos dejar atrás nuestro etnocentrismo y partir de la idea de que no hay culturas mejores ni peores, simplemente son diferentes.

Toma de decisiones

En relación con el punto anterior, nuestra toma de decisiones depende de una serie de criterios propios y culturales, que tenemos interiorizados.

Por tanto, la toma de decisiones conjunta en un entorno multicultural será, sin duda, una tarea especialmente compleja. Para ello, es necesario que se tengan en cuenta los distintos criterios culturales de todas las personas implicadas.

De igual forma, podemos aprender pautas que nos ayudan a facilitar el proceso, incluso cuando las personas no comparten los mismos valores principales.

Mayor complejidad y confusión

Al convivir y trabajar con personas de otras culturas, se “rompen nuestros esquemas” sobre lo que esperamos del otro. Aparecen nuevas ideas, valores, comportamientos y creencias que, en ocasiones, ni siquiera comprendemos.

Ante esta “ambigüedad”, se añade confusión y complejidad a nuestra comprensión del mundo que nos rodea. Sin embargo, existen multitud de herramientas y técnicas que nos pueden ayudar a comprender mejor y a gestionar eficazmente estos nuevos aspectos culturales.

Normas, procedimientos y relaciones de poder

Sabemos que, en cada cultura, las normas y los procedimientos adecuados, tanto en ambientes sociales como laborales, requieren de pequeños aspectos a tener en cuenta.

Cuestiones como la forma de dirigirte a tu jefe o a personas mayores, y el acto de saludar o de comer fideos, son solo algunos ejemplos que muestran la necesidad de comprender y aceptar estas diferencias.

Debemos ser capaces de crear nuevas sinergias entre formas distintas de interpretar y de actuar.

LAS VENTAJAS SUPERAN LOS INCONVENIENTES

Después de repasar estos retos, hay que tener en cuenta que, por muy difíciles que nos resulte superarlos, las ventajas de la diversidad cultural SIEMPRE son mayores.

Sin embargo, para poder beneficiarnos de ellas, es necesario que aprendamos a hacer frente y a gestionar los retos que venimos describiendo.   

Por nombrar solo algunas de ellas, estas son las ventajas que surgen cuando dejamos que las relaciones interculturales nos iluminen y nos permitan avanzar en nuestras sociedades.

Opiniones, interpretaciones y perspectivas distintas

Ante un mismo problema o situación, varias personas con bagajes culturales distintos tendrán una opinión, generarán una interpretación, y adoptarán una perspectiva diferente.

¿Cuál es el beneficio?

Cada una de estas personas, aportará sus conocimientos, sus experiencias, “su cultura” y esa mezcla enriquecerá las perspectivas de cada uno de los integrantes.

Combinando distintas perspectivas personales, laborales y  culturales logramos obtener un resultado más variado, diverso y completo. Aumentamos la complejidad, sí. Pero también ampliamos los límites de la innovación.

Amplitud de opciones

Relacionado con el punto anterior, cuando contamos con distintas opiniones, perspectivas e interpretaciones, el número de opciones en cuanto a vías, procedimientos, resultados, etc., se ve infinitamente incrementado.

De esta forma, en grupos multiculturales es más fácil abrirse a nuevas formas de ver el mundo. Las personas se muestran más dispuestas a aceptar y descubrir la diversidad cultural.

Por supuesto, si no manejamos bien estas situaciones, pueden derivar en conflictos y choques culturales de todo tipo.

Creatividad

Como ya he menciona, las personas que se exponen a otras formas de ver e interpretar la realidad, son más propensas a colaborar para crear nuevas ideas e iniciativas comunes.

Los equipos multiculturales desarrollan habilidades mucho más creativas al exponerse a nuevos imaginarios culturales.

Diversas vías para solucionar problemas

Como puedes imaginar, las relaciones interculturales favorecen el surgimiento de nuevas formas más creativas para solucionar distintos problemas. Con una buena planificación y colaboración, un grupo multicultural aportará ideas novedosas e innovadora ante cualquier reto.

Relaciones internacionales y mejor comprensión del mundo

Cuando conectamos con personas de distintas partes del mundo, con culturas y formas de vida diferentes, aprendemos aspectos hasta entonces desconocidos. Nos proveen de información muy valiosa sobre sus  costumbres, sus valores, sus ideas, sus normas y rituales.

Todo ello, sin duda, nos beneficia enormemente a la hora de establecer contacto con dicha cultura, en cualquier ámbito de nuestra vida, ya sea a nivel personal, laboral o sentimental.

TODOS ESTAMOS CONECTADOS

No es la primera vez que destaco esta idea: Todos, personas, territorios, ideas, ecosistemas, fauna, flora, culturas…. TODO se conecta.

La inquebrantable relación entre biodiversidad, territorios y culturas es innegable. Y hoy más que nunca lo estamos comprobando. Es inútil evitarlo y, de hecho, perjudicial para todos.

Afortunadamente, con frecuencia están surgiendo iniciativas fuertes que buscan apoyar y fomentar esta conexión global pero, de este modo, buscar nuevos caminos juntos, desde la diversidad.

¿Tienes una idea que quieres comunicar? ¿No sabes cómo hacerlo o no terminas de darle forma?

Descárgate mi guía gratuita, ¡y empieza a conectar pequeñas acciones que impulsen la diversidad!

2 Comments

  • Silvia dice:

    La experiencia de la integración entre personas de diferentes culturas no es fácil,pero es siempre enriquecedora.
    Crecí en un país que recibió inmigrantes de distintos lugares del mundo,españoles,italianos alemanes,polacos,judíos rusos,siriolibaneses,etc.Todos pudieron conservar sus costumbres,su religión y también su lengua,pero se esforzaron por integrarse en el nuevo país.
    La escuela primaria,para la que todos los niños eran iguales,fue un factor fundamental en la conformación de la nueva nación y en la relación armoniosa de sus habitantes venidos de distintos territorios.Un abrazo.

    • Raquel dice:

      Hola Silvia! Estoy totalmente de acuerdo contigo, las relaciones interculturales siempre son positivas y enriquecedoras. Es una suerte que pudieras disfrutar de toda esa amalgama multicultural, aprendiendo de cada una de sus culturas, costumbres y tradiciones. Estas experiencias ayudan a nuestras sociedades a crecer y desarrollarse, fortaleciéndose para hacer frente a los distintos desafíos. ¡Gracias por tus comentarios! Un abrazo.

Leave a Reply